Recibir nuestro boletín electrónico

El gobierno se prepara para el envío de tropas a Afganistán PDF Imprimir Correo electrónico
RUSIA
Escrito por POI   
Viernes 19 de Noviembre de 2010 00:13
Ayudando al abastecimiento del ejército de la OTAN en Afganistán, Putin y Medvedev han transformado a Rusia en cómplice de los crímenes de guerra de los EEUU y la OTAN. El gobierno se está preparando para el envío de tropas rusas a Afganistán bajo el pretexto de la "guerra contra la heroína".
La tentativa de los EEUU de poner bajo control a los pueblos de Medio Oriente no se ha concretado. Las tropas de ocupación se han empantanado porque no poseen  la fuerza necesaria para vencer a la resistencia de los pueblos de Irak y Afganistán y la guerra de guerrillas omnipresente.
Los planes pensados en el Próximo Oriente se han transformado para los imperialistas en derrota permanente. El flujo de los ataúdes de Afganistán e Irak a los EEUU y Europa, también a causa de los gastos de guerra, los beneficios sociales han sido reducidos en sus respectivos estados.
La mayor parte de la población de los estados agresores se posiciona contra estas guerras. Las guerras iraquíes y afganas son un tiro por la culata. Un tiro que ha herido a los gobiernos mismos, los cuales también  han perdido la confianza de la población.  Gobiernos de los países imperialistas (como España) fueron obligados a retirar el ejército de Irak. El mundo se encontraba sobre el umbral de una gran derrota histórica del imperialismo, mucho mayor que la derrota en Vietnam.
Se ha hecho evidente que  conseguir la victoria en estas guerras es imposible. Esto comprenden  los gobiernos y los generales. Pero lo principal es que los estados agresores se encuentran en una absurda situación: la continuación de la guerra es imposible, ya que conduce a nuevas pérdidas, la caída de la popularidad de los gobiernos y los gastos financieros y mientras esto mas aumente,  peor será; tampoco el retorno de tropas es una opción para ellos, porque así  significaría caer en una completa derrota, un fracaso de la política de larga duración y la pérdida de prestigio. En relación a esto, la OTAN ha aceptado dos tácticas básicas.
En primer lugar, comenzar las negociaciones con la dirección de la resistencia para que a la mesa de las negociaciones reciba lo que no consiguió alcanzar por la guerra. En esta táctica a la guerra juega un papel auxiliar como  factor de presión. En segundo lugar, arrastrar a esta guerra a otros estados que con sus propias manos y sus propios ataúdes se puedan conseguir los intereses y objetivos de la OTAN. Las tropas de la OTAN, que sufren una derrota en la guerra Afgana del ejército de la OTAN tienen necesidad urgente de apoyo  por  parte de otros países, que para el imperialismo harán el trabajo suicio a cambio de algunos ciertos privilegios. Puntualmente en este contexto es necesario examinar la cuestión, planteada en el gobierno, de la creación en Rusia del «ejército antinarcóticos».
Hace mucho que EEUU quiere convencer a Putin y Medvedev de ayudar a  la OTAN con la ocupación de Afganistán. Hoy los aviones de la OTAN se pasean con soltura sobre Rusia; a través del territorio del país están atareadas las cargas para el apoyo a las tropas de ocupación; en el mismo Afganistán los helicópteros rusos de transporte junto con sus tripulaciones sirven a la OTAN.
Rusia le suministra al gobierno títere de Karzaya afgano el armamento y la técnica para la lucha  contra la resistencia anti OTAN. Esto se ha transformado en un gran favor de Putin y Medvedev a  EEUU y sus aliados. Rusia ayuda especialmente en condiciones cuando en Paquistán, por donde pasa el principal punto de abastecimiento de las tropas de ocupación, la resistencia permanentemente vuela cargamento. Sin embargo el gobierno de Putin y Medvedev todavía no han resuelto esta cuestión porque aún hay una actitud negativa por parte de la población rusa hacia Afganistán, ya que  se recuerda la derrota de las tropas soviéticas en Afganistán. El costo político de este paso es muy serio.  El mismo puede ser muy peligroso. Mientras el régimen de Putin y Medvedev tenía fuerzas, pudo actuar independientemente y evitar este tipo de  aventurismos, pero la crisis lo  ha cambiado todo. La economía rusa se ha derrumbado, como ha caído tan rápido, ha demostrado que es una de las más débiles de los países dominantes.
La economía del país se encuentra en fuerte dependencia de capitales extranjeros y tecnología ya que solo vende gas y petróleo a occidente. Esta dependencia económica y gran debilidad frente a la crisis obliga al gobierno ruso a aceptar las reglas  y exigencias de las potencias económicas y una de ellas es la ayuda activa e imprescindible en Afganistán. En ese momento cuando los aliados de EEUU intentan evitar el pantano iraquí, Rusia decidió allí meter la pata.
Justificar la presencia de  tropas en Afganistán no es fácil, pero ya han inventado una excusa. Si EEUU invadió Afganistán en la "guerra contra el terrorismo y por la democracia", Rusia se entromete con la intención de enviar tropas para combatir a los "grupos armados hasta los dientes de peligrosísimos y endemoniados narcotraficantes". En el país comienzo la formación de "tropas especiales antinarcóticos". De hecho el contingente de operaciones se encuentra bajo el comando del estado mayor, y el propio jefe del estado mayor es miembro del Comité Antinarcóticos Público. Nezavisimaya Gazeta  del 27-09-10 cita las palabras de uno de los oficiales del comando central de la Fuerzas Aérea: "en caso de aceptar la decisión política, la aviación está lista para declararle la guerra a la amapola y a las fábricas de producción de opio y heroína y Afganistán, ya que ya hay preparación militar en esta materia, por ejemplo no hace mucho finalizaron ejercicios militares conjuntos en Kazajstán "antiterroristas" "Ejercicios de paz 2010", en los cuales se hizo presente el ministro de Defensa Serdukov".
El gobierno ruso no ha inventado nada nuevo, concretamente en la lucha bajo el pretexto de la lucha antinarcóticos EEUU militariza Colombia y la frontera con México. Y este pícaro comportamiento del gobierno significa prepararse para entrar en la guerra de Afganistán del lado de las tropas de ocupación de la OTAN. "Nezavisimaya Gazeta" del 17-09-10 cita un artículo de I.S. Malevich, analista militar, donde el autor define al reemplazo de las tropas de la OTAN como la única salida para EEUU. En un futuro cercano no será de extrañar la aparición de una campaña antinarcóticos para preparar a la población para la guerra santa contra las drogas.
Los EEUU necesitan carne de cañón, muertes que no serán condenadas por la opinión pública con la misma intensidad como sería condenada por la sociedad norteamericana, muertes que no serán necesarias compensar a precios tan altos para  cada familia de cada soldado. Putin y Medvedev están listos para enviar a los militares rusos a morir. Si este plan de EEUU se lleva a cabo, mañana  a cada comunicado de muertes en el Cáucaso se agregaran las tumbad de la guerra de Afganistán.  El país puede caer en la tensión de una nueva guerra, en una guerra en calidad de opresor, gendarme regional al servicio de EEUU y de la OTAN. Y nosotros estaremos obligados a esperar nuevos actos terroristas en ciudades rusas y pagar con nuestra propia vida por los crímenes de nuestro gobierno.
¿Se puede detener esto? Se puede. Solo con acciones masivas de aquellos quienes no necesitan esta guerra, es decir nosotros, los trabajadores y el pueblo. Como demuestra la práctica, mientras los obreros callen, el gobierno hará con ellos lo que se le dé la gana. Hoy al oeste de Europa los trabajadores salen a manifestaciones contra las políticas de sus gobiernos. En el este de Rusia también hay luchas en China que amenazan a una de las dictaduras más sangrientas del mundo. En el sur de Rusia, en Kirguistán las masas destruyeron un gobierno antipopular y en Afganistán el ejército más potente del mundo se estanca y no puede hacer nada.  Los trabajadores rusos tienen 2 alternativas: recibir además de inflación, impunidad policial, la guerra del Cáucaso y además una guerra más, la de Afganistán con nuevas tumbas u otra alternativa: comenzar a unirse, organizarse y hacer política luchando contra los patrones y el gobierno para poder  unirse al frente euroasiático de lucha.
¡No a la guerra!
¡No al gobierno de Putin y Medvedev!

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...