Recibir nuestro boletín electrónico

¿Hay solución para la crisis de la deuda en el marco de la UE y del euro? PDF Imprimir Correo electrónico
PORTUGAL
Escrito por Ana Paula Amaral y J. A. Dias   
Miércoles 01 de Febrero de 2012 22:21
El año 2012 se inicia bajo el efecto de las olas de choque de la crisis de las deudas soberanas, con que terminó el 2011 y delinea, para los pueblos de toda Europa (incluso de los países imperialistas más fuertes, como Alemania y Francia) un escenario de austeridad y empobrecimiento crecientes. Entre tanto, los grandes de la UE se reúnen, cumbre tras cumbre… ¿Para qué?

La respuesta de la Unión Europea (UE) a la crisis de la deuda pone, cada vez más, al descubierto su verdadero carácter. Después de cada cumbre decide, siempre, lo mismo: dogmatismo presupuestal y austeridad, para calmar a “los mercados”. La cumbre de diciembre del 2011, en plena turbulencia de la crisis de la deuda, tuvo como resultado el acuerdo de la mayoría de los estados (con la excepción solitaria del Reino Unido) para un nuevo tratado intergubernamental, a ser firmado en marzo, que tiene como punto central el aumento de la vigilancia de la Comisión Europea sobre los países, en relación al déficit, a la deuda, a la productividad, etc.

La UE pretende apretar el torniquete sobre los presupuestos nacionales, que pasan a quedar sujetos a la apreciación y “recomendaciones” de la Comisión. En la práctica, es una censura previa a la acción de los parlamentos nacionales. El parlamentarismo burgués y lo que resta de soberanía de cada país son rápidamente descartados, sin contemplaciones. Esto fue, además, lo que también quedó demostrado en cuando a la nominación, en noviembre pasado, en rebeldía de cualquier proceso electoral, de los primeros ministros de Grecia e Italia, Lucas Papademus y Mario Monti, dos hombres de confianza de la UE.

Balance de 10 años del euro

De acuerdo con ese nuevo tratado, los desequilibrios presupuestales podrán llevar a “acciones correctivas” sobre los Estados, que tendrán hasta multas financieras (¡del 0,2 al 0,5 % del PBI!). Todo esto en nombre de la salvación del euro. Pero, ¿qué balance podemos hacer de los diez años de la moneda única en Portugal? Si sólo comparáramos esta década con el quinquenio anterior, verificaremos que:

La tasa de crecimiento del PBI cayó diez veces y la tasa de exportaciones cayó dos veces - consecuencias de la destrucción del aparato productivo;

El consumo privado cayó cuatro veces y el consumo público tres veces - resultado de la disminución de los rendimientos de la población, debido a los aumentos de los precios y de los impuestos;

El endeudamiento externo explotó, pero no para adquirir bienes (equipamientos y maquinaria) que apoyasen la inversión productiva nacional; además, fue Alemania quien aumentó su dominio económico sobre el país, habiendo sido, por cinco veces, el mayor inversor extranjero en Portugal.

Como corolario de esta catástrofe económica, Portugal se convirtió en el campeón de los bajos salarios y de las desigualdades sociales. Ahora, no consta que alguna vez la Comisión Europea hubiese asumido alguna acción correctiva, para llevar los salarios de los portugueses al nivel de los otros trabajadores europeos, o achicar las desigualdades sociales…

UE y la fuga de capitales

Entre tanto, dignos miembros del club del euro, como Holanda, revelan claramente su rol de plataformas de apoyo al capital. El régimen fiscal de este país hizo de él un paraíso para los capitalistas que quieren huir de los impuestos en sus países de origen, e internacionalizarse en condiciones favorables. En las últimas semanas nos enteramos que 19 de las mayores empresas portuguesas cambiaron sus sedes a Holanda. En una situación de crisis nacional, los capitalistas portugueses y sus comendadores se pasan, con bolsas y maletas, a los paraísos fiscales - ¡aquí está su excelente contribución para la salida de la crisis!

Las consecuencias de esta fuga de capitales pueden ser ruinosas para nuestra economía, como lo sabe cualquier estudiante universitario. Pero, ¿qué hace la Comisión Europea para cerrar esta sangría?... ¡Nada! ¿Cómo creer que ella tuvo o tendrá alguna vez un papel positivo para una salida a la crisis?

Las falsas soluciones de los eurobonos…

A pesar de la experiencia de años de integración europea y de vigencia del euro, hay sectores de la izquierda, en Portugal, como el Bloque de Izquierda, que defienden salidas de la crisis en el marco de la UE, proponiendo, en particular, la emisión de eurobonos (títulos de deuda emitidos y garantizados por el conjunto de los países de la zona euro y en condiciones iguales para todos) y/o préstamos directos del BCE a los estados (con intereses más favorables que los del mercado).

Los eurobonos serían como el asumir “solidario” de las deudas soberanas de cada Estado, con intereses que se revelarían más favorables a los Estados más débiles (los PIIGS1) de lo que a los imperialismos más fuertes (Alemania y Francia), visto que éstos pagarían intereses más altos de los que actualmente son aplicados en el mercado. Como (todavía) son economías fuertes, los especuladores no los penalizan tanto. Por otro lado, los eurobonos sólo tendrían sustentabilidad si las economías de la UE creciesen en su conjunto y de manera equilibrada.

Ahora, ¿quién defiende esta solución, olvidándose que la UE se asienta, justamente, en una relación profundamente desigual entre los países imperialistas del eje franco-alemán y los restantes, y que las economías, alemana y francesa, han crecido a costa de la destrucción de las otras? Es obvio que ni Alemania ni Francia quieren encarecer sus presupuestos con intereses más altos que los actuales, ni quieren ayudar a los PIIGS a relanzar sus aparatos productivos, so pena de perjudicar a sus propias exportaciones.

…y de los préstamos del BCE

En cuanto a los préstamos directos del BCE a los Estados, son los propios tratados fundacionales de la UE que lo impiden, “para no falsear la competencia” (ver Tratado de Maastricht). En realidad, esta orientación se destina a impedir los apoyos financieros estatales a los servicios públicos, en una lógica de privatización que todos conocemos. Por eso, el BCE ha podido prestar, a los bancos privados, a intereses bajos pero, si eventualmente prestase a los Estados, en las mismas condiciones, crearía un precedente que llevaría a los gobiernos a relajar el “garrote presupuestal” y a recurrir al BCE para financiar los servicios públicos, o cuando se viesen en dificultades… lo que estaría en contra de toda la lógica de la UE.

Creer que, en el marco de la UE, puede haber inter-ayuda entre las diversas burguesías y una conciliación de intereses entre los capitalistas y los trabajadores, es alimentar una ilusión peligrosa, que desarma a la clase trabajadora y a la juventud en su lucha por una Europa libre de miseria y de explotación.

Fuente: www.rupturafer.org, del 27/01/2012

1.                  PIIGS: la palabra PIIGS (pigs en inglés significa ‘cerdos’), es una expresión para designar peyorativamente a las economías vulnerables de Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.

Traducción: Laura Sánchez

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...